LAS RAMPAS MUSCULARES

¿ Quién no ha sufrido alguna vez de un dolor muscular intenso que incluso le ha obligado a parar el ejercicio ? Aunque no hay a un consenso muy amplio, explicaré lo que hoy sabemos para poder tratar el problema.
¿Qué son?

Una rampa es una contracción muscular fuerte, involuntaria e instantánea, generalmente momentánea que paraliza la movilidad y el normal funcionamiento del músculo afectado. Hay dos grandes teorías que explican las causas de este fenómeno fisiológico o neuro-fisiológico.
CAUSAS:

Deshidratación y / o desequilibrio electrolítico

La deshidratación y / o desequilibrio de sales alteran el control neuromuscular. La alteración de equilibrio sería más probable en aquellas actividades en las que se pierden grandes cantidades de líquidos y de sales, es decir cuando hace calor y / o cuando las actividades se prolongan en el tiempo. En muchos estudios se ha comprobado que las rampas se dan más fácilmente en períodos de calor o cuando el ejercicio es de larga duración. Pero esto no excluye que también podemos tener rampas en temperaturas frías y en ejercicios de corta duración. Por otra parte también pueden aparecer calambres en deportistas bien hidratados lo que explica que la hidratación, el calor y la duración del ejercicio no son causas suficientes para explicar la etiología del problema.
Alteración del control neuromuscular por fatiga
Es un factor que hoy tiene más peso que el anterior. Explica que una sobrecarga muscular excesiva conlleva un desequilibrio entre el nivel de excitación de los husos musculares (receptores musculares sensibles al estiramiento del músculo) y los órganos tendinosos de Golgi (receptores de los tendones) a favor de los primeros. Esto ocurre cuando la contracción del músculo se da en una situación de acortamiento previa.

FACTORES DE RIESGO

1. historial de rampas.
La persona que ya ha sufrido calambres en su historia deportiva tiene muchas posibilidades de seguir sufriendo el problema
2. Género masculino
Los hombres son más propensos a sufrir calambres que las mujeres. El hecho de tener, en general, más fibras de contracción rápida que las mujeres y también la fisiología menos favorable para utilizar más carbohidratos y menos grasas en el proceso de obtención de energía hacen que haya más sobrecarga sobre los músculos. También hay otras teorías pero menos probadas.
3. Ejercicio prolongado y relativamente intenso.
Se explica por los factores de deshidratación y de fatiga muscular comentados anteriormente.

4. Otros factores de riesgo
también podríamos hablar de otra hipótesis como factores genéticos y de historia familiar, edad, talla corporal y lesiones previas.

TRATAMIENTOS

Desde el punto de vista del entrenamiento, el más importante es hacer un entrenamiento progresivo para la actividad para estar bien preparados. También es importante el trabajo correctivo para mejorar desequilibrios musculares que pueden poner en riesgo de sobrecargar determinados músculos.
El principal remedio que se ha demostrado más eficaz durante la actividad son los estiramientos moderados. Los estiramientos alivian inmediatamente el dolor y la contracción aunque no aseguran que se vuelva a dar de nuevo en poco tiempo. En la prevención hay una práctica sistemática después de la actividad estirando los músculos más importantes manteniendo entre 20 y 60 segundos el estiramiento.
Los masajes y el uso de rodillos de masaje miofascial también ayudan a mejorar el estado de los músculos más susceptibles de sufrir calambres. Se pueden complementar con los estiramientos integrándolos en el Programa de Entrenamiento.
Otros métodos de entrenamiento para la prevención de calambres son la electroestimulación y la fisioterapia.
Por otra parte, fuera de los métodos de entrenamiento se asegurará una dieta suficiente y equilibrada y una correcta hidratación. SI la dieta es equilibrada tendremos el equilibrio mineral necesario. En cuanto a la hidratación se ha demostrado que beber agua o bebidas hipotónicas 1h antes del ejercicio nos asegura una hidratación total. Algunos estudios recomiendan entre 0,3 y 0,7 gr de sal por litro aunque para personas que tienen rampas frecuentes algunos recomiendan entre 3 y 6 gr por litro.

CONCLUSIONES

Las rampas son un enemigo a batir que puede resultar muy molesto. Algunos individuos son más propensos y por lo que hoy sabemos se deben tomar todas las medidas posibles para evitar los calambres. En la prevención hay que entrenar bien cumpliendo los principios básicos del entrenamiento. También hay que comer bien e hidratarse. Cuando tenemos una rampa el mejor remedio es hacer un estiramiento moderado y bajar un poco la intensidad del esfuerzo y durante la actividad, si se prolonga más de 1h. tratar de hidratarnos con bebidas una concentración de sales moderada.

Thanks for downloading!

Top