ENTRENAMIENTO FASCIAL

Las fascias son un envoltorios de tejido conectivo que recubre músculos pero también articulaciones, huesos y fibras nerviosas. Hay que entrenar el sistema de fascias.

terapia-miofacial-madrid

La fascia muscular es una red de tejido conectivo que relaciona diferentes partes del cuerpo de una manera caótica y variable según los individuos conformando un mapa neuro-miofascial en que todas las fascias están relacionadas entre sí y con el sistema nervioso central.

Conocemos diferentes facies, como la fascia plantar del pie, la banda iliotibial, el tendón de aquiles, etc. Pero todas ellas están conectadas de manera similar que todos los mares y océanos del Planeta (Mediterráneo, Atlántico) están conectados y forman una sola masa de agua.

Esta evidencia de que la fascia es más que un recubrimiento muscular sino una conexión holística en movimiento y función del cuerpo humano nos lleva a la idea del “fitness fascial” enfocando el entrenamiento desde el punto de vista de las fascias musculares.

La mayoría de lesiones están relacionadas con el tejido conectivo y sabiendo que las fascias tienen 10 veces más terminaciones nerviosas que los tejidos musculares sería estúpido no tener en cuenta el entrenamiento fascial.

CÓMO ENTRENAR LAS FASCIAS  MUSCULARES

Ganar elasticidad.

En cualquier movimiento humano siempre se ha considerado que el componente muscular se estira o se contrae y el tendinoso no sufre cambios en su longitud. Recientemente se sabe que el tendón (tejido conectivo) se estira más de lo que se pensaba. Otra descubrimiento es que la elasticidad de la fascia se almacenada para ser utilizada de forma rápida. Esto se hace efectivo en acciones coordinadas cíclicas y rápidas como en el gesto de correr o cuando se van haciendo haciendo saltos. Se necesitan entre 6 y 24 meses de entrenamiento para mejorar la elasticidad fascial.

Tareas de entrenamiento

-saltar y frenar o frenar y acelerar estimula el sistema fascial. Por ejemplo, correr adelante y atrás.

-hacer movimientos contrapuestos consecutivamente. Por ejemplo, hacer una flexión de tronco trabajando abdominales y flexores de cadera, girar rápidamente enseguida hacer una extensión de tronco trabajando extensores de espalda.

Variar tareas, actividades y programas

-cambiar tiempo, ritmos, ángulos de movimiento y velocidades. Nunca repetir siempre las mismas condiciones y el mismos ejercicios más allá de la etapa de aprendizaje.

-hacer movimientos compuestos trabajando diferentes partes del cuerpo a la vez.

- hacer un pre-estiramiento antes de comenzar a moverse en la dirección deseada. Por ejemplo, antes de hacer una extensión de tobillos comenzar el movimiento desde una pequeña flexión de partida con el tendón de aquiles algo estirado.

-progressar en las tareas. No podemos cambiar todos los factores (tiempo, ritmo, ángulos, velocidad) al mismo tiempo. Hay que ir progresando en cantidad de variables y la calidad de cada una.

Actuar sobre las terminaciones nerviosas de las fascias

- estimular la piel y los tejidos musculares. Masajes y diferentes técnicas de masaje miofascial.

- tomar conciencia del movimiento fascial durante las tareas. Si tenemos una articulación problemática que responde mal en un movimiento o tarea, concentrarse en el movimiento coordinado de otras partes del cuerpo para suplir las carencias de la articulación en cuestión.

PUNTO FINAL

Hay que entender el cuerpo humano como un todo en que cada una de las partes se mueve por órdenes del sistema nervioso central pero también por conexiones de tejido conectivo.

Si hacemos un entrenamiento adecuado atendiendo a las fascias musculares, conseguiremos que las tareas sean más coordinadas, fluidas y económicas gastando menos energía a partir del sistema muscular gracias a una mejor elasticidad y comunicación entre las diferente fascias. Menos riesgo de sufrir lesiones, mejor eficiencia, mejor rendimiento.

Thanks for downloading!

Top