EJERCICIO: UNA MEDICINA MÁGICA

Si el Ejercicio físico fuera una medicina en forma de píldora sería la mejor pastilla prescrita desde siempre. Vamos a ver por qué y que es lo que deberíamos hacer para obtener las dosis necesarias.

BENEFICIOS

La evidencia científica demuestra que el nivel de Salud está relacionado linealmente con el nivel de actividad física del individuo.

Se ha probado que la gente que hace práctica regular de ejercicio físico, en general vive más años y mejor, reduce los niveles de estrés y de depresión. Es más productiva en el trabajo y en otras tareas de casa y disfruta mejor en las actividades de ocio.

El ejercicio físico o la actividad física de cada persona son el mejor indicador independiente probado de Salud y longevidad .

EJERCICIO EN EL SISTEMA SANITARIO

Con el conocimiento actual, los diferentes sistemas sanitarios de los países más importantes del mundo deberían incorporar el ejercicio de forma organizada como “medicina” en funciones de prevención y de cuidado de enfermedades. El coste del sistema sanitario referido a personas inactivas es mucho más pequeño que el que resulta a las personas más activas. En otras palabras, el coste del sistema sanitario es muy alto debido, sobre todo, a las personas inactivas que no hacen ejercicio físico.

La obesidad es una enfermedad que cuesta mucho dinero al sistema sanitario. Algunos tratamientos son muy caros (por ejemplo, intervenciones quirúrgicas como la reducción de estómago). ¿Por qué no invertir dinero en el ejercicio en la prevención de la obesidad y reducir el coste del sistema sanitario?

El sistema está pensado para dar soluciones rápidas y remedios de primera mano por parte de los médicos con efectos a corto plazo y la introducción del ejercicio como medicina no es sencilla. Sin embargo, tenemos un ejemplo americano que funciona desde hace 8 años y que se expande en todo el Mundo. Es la “EAM” (exercise as a medicine) avalado por ACSM (American College Sports Medicine) y el A.M.A. (American Medical Association). Su función es precisamente introducir de forma organizada el ejercicio en los sistemas sanitarios de distintos países del Mundo El ejercicio es introducido como un “signo vital” como la temperatura, presión arterial, frecuencia cardiaca y respiratoria. Y se promueve hacer 30 minutos de ejercicio la mayoría de días de la semana.

DOSIS DE EJERCICIO RECOMENDABLES

Las prescripciones avaladas por las organizaciones de medicina deportiva más prestigiosas nos dan esta guía de mínimos de ejercicio aeróbico

5 días por semana / 30 min. / Intensidad entre 50% -70% de la frecuencia cardiaca máxima

Ejercicio aeróbico es aquel en que participan grandes partes del cuerpo para producir el movimiento significando un incremento importante de la frecuencia cardiaca y de la circulación de la sangre (correr, andar deprisa, ir en bicicleta, el esquí nórdico, nadar)

Habría que añadir, si tenemos tiempo, ejercicios de fuerza y ​​resistencia muscular y de flexibilidad. Pero como el impacto más importante para la Salud es el ejercicio aeróbico, sobre todo en personas con sobrepeso, pues nos quedaremos aquí.

Situamos el mínimo en 150 minutos por semana, pero más cantidad es mejor?

Parece que en personas que quieren perder peso la dosis de 300 minutos / semana puede dar más beneficios. Por lo tanto, el intervalo 150-300 minutos / semana es el más adecuado según los estudios para obtener los máximos beneficios con los mínimos riesgos.

¿Qué pasa si sobrepasamos el límite de 300 min / semana?

En los últimos años se han incrementado exponencialmente las actividades “de ultrafondo”: no ya maratones sino ultra-maratones, triatlones, ultra-trails, carreras por etapas en bicicleta ya pie, ironmans, etc.

Es evidente que cuando más sobrepasamos los límites, más incrementaremos el riesgo de padecer algunos problemas de salud. Haré un resumen de la evidencia científica actual aunque tendremos que esperar unos años para tener más datos objetivos de los ultra-fondistas recientes:

1- Incremento de lesiones, en caso de corredores sobre todo de la extremidad inferior en los tobillos y rodillas y también en la cadera y espalda.

2- Sistema inmunológico más vulnerable. Incremento del riesgo a padecer infecciones y enfermedades.

3- En corredores que dedican más de 60 minutos diarios durante meses o años puede haber una sobrecarga auricular y del ventrículo derecho del corazón que provoque un funcionamiento incorrecto con arritmias (latidos irregulares del corazón) en estado de reposo. Este funcionamiento defectuoso del corazón incrementaría el riesgo a sufrir infartos.

PUNTO FINAL

El ejercicio físico es una auténtica “medicina” que debería tenerse muy en cuenta para mejorar la salud de las personas y la eficiencia del sistema sanitario.

Unas dosis de 150 a 300 minutos semanales pueden ayudar a prevenir y tratar algunas enfermedades tanto o mejor que otras medicinas al mismo tiempo que ayudarán a vivir mejor y durante más años.

Thanks for downloading!

Top